Nació con un derrame cerebral, le falta una cuarta parte de su corteza y aún vive

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Un estudio de caso poco común recientemente publicado, mostró que un niño en los Estados Unidos no se dio cuenta de que le faltaba parte de su cerebro hasta los 13 años. Tiene 22 años y todavía lleva una vida normal. Su equipo de tratamiento cree que este extraño caso destaca el extraordinario potencial del cerebro para reformarse , especialmente en una etapa temprana de la vida.

Daniel Carr terminó estableciendo un récord personal en Montreal Canadiens en 2018

El primer descubrimiento de la anomalía física de Daniel Carr fue durante un juego de béisbol en su séptimo grado. En ese momento, el entrenador notó que la estrategia defensiva de Daniel en los jardines era muy efectiva, pero muy inusual. Daniel usa un guante con la mano derecha, pero cuando la pelota se acerca, siempre se quita el guante, agarra la pelota con ambas manos, lanza la pelota con la mano izquierda y luego vuelve a poner el guante en la mano derecha.

El entrenador le dijo a la madre de Daniel, Kellie Carr, «Daniel atrapa y lanza la pelota más rápido que la mayoría de los niños que usan métodos tradicionales. Pero nunca había visto una mano izquierda como esta. Es increíble».

Después de que el entrenador lo dijera, Kelly también se dio cuenta de que Daniel tiene muchas «peculiaridades» físicas. Por ejemplo, los días de semana, cuando usa su mano derecha, a menudo se siente un poco incómodo. Cuando tenía alrededor de un año, caminaba de manera inestable y siempre se inclinaba hacia la izquierda, pero este fenómeno duró muy poco. Además, Daniel Siempre ha sido zurdo, lo que ha sido evidente desde muy temprano en su bebé.

Para encontrar la respuesta, Kelly llevó a su hijo a un tratamiento médico muchas veces. Había visto a un pediatra, un ortopedista y un fisioterapeuta, pero todos fallaron.

Durante el otoño de 2012, cuando Daniel tenía 13 años, conocieron a Nico Dosenbach, profesor asociado de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, recibieron un diagnóstico inicial impactante. El Dr. Dosenbacho les dijo: «Aún necesitamos hacer más pruebas, pero creo que el derrame cerebral de Daniel en su infancia es la causa de estos fenómenos».

Como madre, Kelly nunca supo que su hijo había sufrido un derrame cerebral.

Al revisar el historial médico de Daniel en detalle, el equipo médico notó que había experimentado una infección por virus durante sus 3 primeras semanas de vida. Aunque se desconoce el origen de la infección, Daniel tenía dificultad para respirar, mala alimentación, vómitos, diarrea y somnolencia persistente, pasó cerca de una semana en la unidad de cuidados intensivos neonatales y recibió líquidos por vía intravenosa y transfusiones de sangre. Sin embargo, las pruebas de diagnóstico no mostraron signos de accidente cerebrovascular. Al final, se recuperó y fue dado de alta sin ningún problema de salud grave.

Se entiende que un derrame cerebral ocurre cuando la sangre que fluye al cerebro deja de fluir, privando a los tejidos de oxígeno y nutrientes esenciales. Nico explicó que los accidentes cerebrovasculares leves en los bebés suelen pasar desapercibidos. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico de accidente cerebrovascular, el equipo médico realizó un examen físico más extenso de Daniel, incluida la neuroimagen.

La resonancia magnética estructural reveló extensas lesiones corticales quísticas bilaterales
Esta resonancia magnética mostró que había perdido aproximadamente 259 cm3, o aproximadamente el 20%, de su volumen cerebral supratentorial total debido a su lesión perinatal.

Nico Dosenbach dijo: «Este es el peor accidente cerebrovascular que he visto entre los niños que no han muerto ni han sufrido discapacidades físicas y mentales graves».

Sin embargo, Daniel, ahora de 22 años, vive una vida muy normal. Su raro caso revela la asombrosa elasticidad de la remodelación del cerebro , especialmente en los primeros años de vida.

La resonancia magnética de Daniel mostró una lesión grave por accidente cerebrovascular durante la infancia en su ambos lados de su cerebro. En las áreas del cerebro relacionadas con el pensamiento, las emociones, la memoria y las funciones avanzadas, hay una pérdida significativa de tejido, pero Daniel no parece tener problemas cognitivos, de memoria o emocionales.

En ambos hemisferios de su cerebro, la corteza motora tiene lesiones asimétricas, lo que afecta habilidades como el movimiento y el equilibrio. Normalmente, la mayoría de los accidentes cerebrovasculares dañarían un lado del cerebro y las consecuencias de las lesiones bilaterales serían más graves.

Tras confirmar el diagnóstico de ictus, el Dr. Dosenbach, con el consentimiento de Daniel y su familia, le realizó una serie de pruebas motoras y neuroconductuales, como así también estudios de imagenes durante seis años.

Daniel se sometió a una resonancia magnética estructural para examinar la anatomía y patología del cerebro, y el neurólogo también usó una resonancia magnética funcional precisa para comprender cómo se reorganizó el cerebro de Daniel. 

Los estudios revelaron que parte de la estructura de su cerebro ha desaparecido, y a la corteza cerebral le falta casi una cuarta parte.

Las pruebas neuroconductuales actuales muestran que la puntuación de Daniel generalmente se encuentra dentro del rango normal. Sin embargo, la evaluación de las habilidades motoras mostró que el miembro superior derecho -brazo derecho- de Daniel era más débil en fuerza, velocidad y agilidad en comparación con el miembro superior izquierdo.

El examen de imágenes también mostró que en el cerebro de Daniel, los vacíos formados por el tejido necrótico están llenos de líquido cefalorraquídeo, que puede amortiguar y proteger al cerebro de daños, al mismo tiempo que transporta nutrientes a los tejidos y elimina los desechos metabólicos. Las neuronas también están «conectadas» de nuevo para preservar la función cerebral. A partir de tejidos casi sanos, los tejidos «restantes» después de la lesión se restauraron gradualmente entre sí.

El Dr. Nico Dosenbach dijo: «Nuestros hallazgos muestran que el cerebro es muy tenaz en reorganizar y restaurar funciones. Las investigaciones futuras sobre la función del tejido perdido pueden proporcionar más información».

Este caso particular también destaca la dificultad de predecir con precisión un accidente cerebrovascular temprano. En opinión del equipo médico, si a Daniel le hubieran descubierto un daño cerebral en su infancia, es posible que le hubieran dicho a su familia que enfrentaría graves retrasos cognitivos y del desarrollo. Es posible que no haya tenido la oportunidad de ir a la escuela y de participar en deportes normalmente.

Aunque su mano derecha no es lo suficientemente flexible, la vida de Daniel es normal. Va a la escuela sin ningún problema y juega béisbol, fútbol y otros deportes con sus amigos. También recibió un título de asociado de una escuela técnica y ahora trabaja en tecnología de reparación de automóviles.

Los resultados de esta investigación se publicaron en el último número de The Lancet-Neurology (abril de 2021).

Fuente: The Lancet-Neurology

MÁS ACTUALIDAD INTERNACIONAL