Guía para cuidar la salud mental en tiempos de coronavirus

horizontal background woman in isolation at home for virus outbreak or hypochondria .
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Por Jaime Septién

Desde el punto de vista de la Doctrina Social de la Iglesia Católica se ha propuesto un método para discernir sobre los signos de los tiempos. El método de “Ver, Juzgar y Actuar”. Frente al ya de por sí gravísimo problema de salud mental que vive el mundo, la comunicación pública y la comunicación en redes sociales juegan un papel muy importante para generar esperanza o para ahondar la crisis.

Desde esta metodología, se puede desprender una serie de ideas que contribuyan a mejorar la salud mental de las personas que sufrimos el distanciamiento social, el aislamiento, la enfermedad o el temor a enfermarse que somos, prácticamente todos los seres humanos que habitamos la Tierra en este 2020.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los problemas relacionados a la salud mental podrán llegar a ser la principal causa de discapacidad en el mundo hacia el año 2030. Antes de la pandemia del coronavirus, la OMS apunta que una de cada cuatro personas que viven en este planeta tendrá un trastorno mental a lo largo de su vida.

Para darnos cuenta del tamaño del problema de salud pública que proviene de este renglón, aproximadamente 12,5 % de todos los problemas de salud que sufre la población mundial está representado por los trastornos mentales, una cifra mayor a los relacionados con el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

La más devastadora de las enfermedades mentales, la esquizofrenia, será sufrida en alguna de sus formas por el uno por ciento de la población mundial a lo largo de su vida, aunque en este sentido puede atacarse si se realiza una detección temprana, dado que cincuenta por ciento de los problemas de salud mental de los adultos comienzan antes de los 15 años y 75 por ciento antes de los 18 años.

También, antes de la pandemia había 300 millones de personas que sufrían depresión y cerca de 800.000 personas se suicidan cada año. Por desgracia las cifras han aumentado exponencialmente durante este año de 2020, con el confinamiento y las medidas de control de movilidad que han implementado las autoridades de todo el mundo para evitar el contagio.

JUZGAR: Aquellos factores que nos afectan

En su Guía de Estilo sobre Salud Mental para Medios de Comunicación, la Fundación del Español Urgente (Fundéu) hace una precisión sobre este tema: “Los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la percepción que la sociedad tiene de la realidad. Tienen la capacidad de reforzar prejuicios y estereotipos, pero en la misma medida también pueden luchar contra ellos”.

Y es que las palabras, cada palabra, importa. Dejando fuera las noticias falsas que circulan por todos lados en las redes sociales, lo más importante es que, como usuarios de los medios, demandemos una información precisa sobre los problemas de salud mental que podría estar provocando la Covid-19 en el mundo, y cómo enfrentarlos.

En efecto, durante tiempos de crisis como los que estamos viviendo, principalmente en las Américas, que son hoy el epicentro mundial del coronavirus aumenta el temor por la salud propia y de los seres queridos, la situación financiera o laboral y la pérdida de los servicios de los cuales dependemos.

Esto representa diversos cambios. Estos son algunos ejemplos:

-Cambios de alimentación
-Dificultades para dormir
-Dificultad para concentrarse
-Agravamiento de problemas de salud crónicos
-Agravamiento de problemas de salud mental
-Mayor consumo de tabaco y/o alcohol
-Aumento en la ingesta de otras sustancias.

Los Centros para la Prevención de las Enfermedades (CDC) en Estados Unidos han insistido (y medios como Aleteia lo han seguido a pie juntillas) que la salud mental es una parte importante del bienestar y la salud en general. “Nos afecta en la manera de pensar, sentir y actuar. También afecta la manera en que manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones durante una emergencia”.

Y a continuación los CDC señalan que las personas con problemas de salud mental preexistentes o trastornos por consumo de sustancias pueden ser especialmente vulnerables en una emergencia. “Las afecciones de salud mental (como depresión, ansiedad, trastorno bipolar o esquizofrenia) afectan la manera de pensar, sentir y comportarse de una persona de manera tal que influye sobre su capacidad para relacionarse y desempeñarse a diario”.

Más adelante, señalan que estas afecciones pueden ser situacionales (corto plazo) o crónicas (largo plazo). “Las personas con problemas de salud mental preexistentes deben continuar con el tratamiento y estar atentas a la aparición de síntomas nuevos o al agravamiento de sus síntomas. Si cree que tiene nuevos síntomas o se agravaron sus síntomas, llame a su proveedor de atención médica”.

Por ello la información sobre los trastornos mentales que se deben transmitir durante un tiempo de crisis como la que atraviesa el mundo tiene que ver con la adopción de medidas de cuidado de la mente que deberían estar respaldadas por un modelo de comunicación que esté adecuado con las crisis que se están produciendo en millones de personas de todas las edades en el mundo.

ACTUAR: Formas de frenar la desesperanza

La Clínica Mayo ha propuesto el siguiente listado de cuidados para la mente que pueden ser de utilidad para todos

Reduce los desencadenantes de estrés: Mantén tu rutina normal. Mantener un horario regular es importante para tu salud mental.

-Limita tu exposición a los medios de comunicación: Las noticias constantes sobre la COVID-19 en todos los tipos de medios de comunicación quizás contribuyan al miedo sobre esta enfermedad.
-Limita el uso de medios sociales que puedan exponerte a rumores e información falsa: Limita leer, escuchar, o mirar otras noticias, pero infórmate frecuentemente sobre las recomendaciones -nacionales y locales. Busca fuentes de información fiables.
-Mantente ocupado: Una distracción puede alejarte del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad y la depresión.
-Concéntrate en los pensamientos positivos: Elige enfocarte en las cosas positivas en tu vida en lugar de hacerlo en qué mal te sientes.
-Usa tus valores morales o tu vida espiritual como apoyo: Si tus creencias te dan fuerza, pueden brindarte consuelo en momentos difíciles.
-Establece prioridades: No te abrumes creando una lista de cosas que te cambiarán la vida y que quieres lograr ahora.
-Forma conexiones: Si necesitas quedarte en casa y distanciarte de los otros, evita el aislamiento social. Busca relacionarte con tus seres queridos de alguna manera.
-Haz algo para los demás: Encuentra un propósito ayudando a la gente que te rodea.
-Presta apoyo a un familiar o a un amigo: Si un familiar o un amigo necesita aislarse por razones de seguridad o se enferma y necesita hacer cuarentena en su casa o en el hospital, piensa en maneras de permanecer en contacto.

FUENTE: Aleteia